Al mar hay que respetarlo, no temerlo

Al mar hay que respetarlo, no temerlo

En los últimos días se ha hablado mucho sobre el agua de mar. Desde que es tóxica, hasta que sana enfermedades incurables. Pues bien, desde ARTIO nos gustaría aclarar un par de cosas que nos parecen importantes:

 

El agua de mar no es tóxica

Cómo todos los productos, y cómo el auga de manantial, el agua de mar que está en el mercado, sigue unos estrictos controles de sanidad que certifican su validez para el consumo. En nuestro caso contamos con AugaMareira, nuestro proveedor de agua de mar que la recoge en lugares específicos y la trata para que su calidad sea exquisita. Entonces, es fácil entender que los electrolitos que nuestro cuerpo elimina debido al esfuerzo o alguna patología clínica los recupera bebiendo agua de mar isotónica. No existe ninguna contraindicación descrita para el consumo de agua de mar, en su medida adecuada.

El agua de mar no es agua del grifo con sal común

El agua oceánica, del atlántico en nuestro caso, contiene más de 79 oligoelementos esenciales, entre ellos, multitud de sales minerales, que nuestro organismo necesita mucho más allá del Cloruro de Sodio (Sal común), además en la misma proporción que nuestro cuerpo.

El agua de mar que se comercializa no tiene residuos

La paranoia colectiva que se está generando con los microplásticos tiene su parte de relevancia, pero está siendo utilizada para atacar a determinados productos. Es obvio que es necesaria una concienciación. En primer lugar para reducir nuestros residuos. Y en segundo lugar para poner la lupa en los alimentos que consumimos. Pero de eso se encargan los controles sanitarios más exhaustivos y que garantizan la salud de los consumidores.

El agua de mar no es milagrosa

Por otro lado, y en completa oposición, existe una corriente que vende unas supuestas bondades del agua de mar, que no son comprobables, y por lo tanto es arriesgado asegurarlas. Existe una base científica y culinaria de numerosas aplicaciones de este bien tan preciado, cómo su uso en platos de cocina, colutorio, descongestionador nasal, etc. Pero eso no quiere decir que el agua oceánica sirva para todo. ARTIO se desmarca también de esos supuestos Gurús y se atiene a lo que está demostrado por científicos y profesionales de la medicina cómo nuestro embajador Javier Maynar.

Agua de mar 2

El agua de mar es un gran enemigo para la industria

Durante años nos han vendido el agua de mineralización débil cómo la panacea de la hidratación. Esto no solo no es cierto, sino que además es una estrategia de ventas. El comercializar aguas de mineralización débil aumenta las ventas por dos vías: por un lado al no aportarnos las sales minerales que necesitamos, necesitamos un mayor volumen de agua para rehidratarnos, es decir, necesitamos consumir más. Por otro lado su sabor es mucho más insípido y amable para unos paladares que, en la sociedad del azúcar, la sal (común) y las grasas saturadas, están prácticamente atrofiados. Nadie puede decir que el agua no le gusta. Sin embargo, si existen personas incapaces de ingerir la cantidad de dos litros de agua diarios recomendados, cuando con un agua de mineralización fuerte podría hidratarse bebiendo menos cantidad.

ARTIO es una bebida a base de agua del atlántico. Una bebida además sin conservantes ni colorantes. Una alternativa saludable y 100% natural para los que buscan sabor y salud. Por eso estas son algunas de las aclaraciones que nos gustaría hacer a gente cómo los médicos que «alertan de que beber agua de mar es perjudicial para el ser humano» cuando cualquier profesional con dos dedos de frente sabe que esa afirmación es falsa. Desde aquí queremos invitar a tanto a Adrián Vazquez, citado cómo uno de los autores de estas declaraciones, cómo a David Amores, que firma el artículo, y a todos aquellos que quieran saber más sobre una materia prima excelente cómo es nuestro océano, a tomarse un ARTIO con nosotros.

Cerrar menú

×
×

Carrito