Entrevista a Álex Vidal. Por Antón Ruanova. Dos embajadores Artio frente a frente.

La historia de Álex Vidal es una continua lucha de superación. Con 9 meses de vida sufre poliradioculoneuritis, un virus que lo deja con una minusvalía del 77% en sus brazos. Sin ningún ánimo de excusarse o rendirse, su diversidad funcional no le impide llevar una vida normal e independiente. Por recomendación médica llegó a un gimnasio y por consejo de un monitor aterrizó en el taekwondo. En el tatami, Álex acumula un palmarés que da vértigo: tetracampeón de Europa y tetracampeón del Mundo. Pero su ambición no tiene límites. El Comité Paralímpico Internacional le regaló a Álex una oportunidad incluyendo a su deporte en el programa de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, y Álex cumplió su parte consiguiendo su clasificación. El retraso de la cita de Japón no supone más que el aplazamiento de un sueño, un reto para el que Álex se prepara cada día.

 

Dices que el taekwondo te atrajo porque desde el primer día te trataron como a uno más. De hecho, comentas que el primer día llegaste con una buena tunda a casa, y esa normalidad en el trato fue la mecha que prendió la ilusión por volver cada día y ser mejor. ¿Cómo crees que es la situación de las personas con diversidad funcional? ¿En qué crees que la sociedad ha avanzado más desde tu infancia hasta ahora?

Pienso que las mayores diferencias se dan en cuanto a las barreras arquitectónicas que tenía la sociedad. Hoy casi todas las ciudades de nuestro país están poco a poco ayudándonos reduciendo esas barreras. Ese creo que ese es el avance más destacado desde mi infancia. Antes, una persona en silla tenía muchos problemas para pasear, o hacer su vida por las calles de la ciudad, por poner un ejemplo.

 

Álex Vidal taekwondo

 

En 2007 empiezas a competir en taekwondo. No existe categoría para personas con diversidad funcional y lo haces como cualquier otro, consiguiendo el título de campeón de Galicia promesa, subcampeón absoluto y 4º de España. ¿Te sorprendió lo de “llegar y besar el santo”, o sea coleccionar medallas ya desde tu primera competición?

La verdad es que sí me sorprendió la adaptación tan buena que tuvo mi cuerpo a este deporte. Después de 3 o 4 años entrenando es cuando nos presentamos a esos campeonatos, y la verdad que sí me sorprendió. Yo iba a disfrutar, a hacer combates y que mis compañeros me exigieran como a uno más, fue lo que me hizo mejorar tan rápido.

Dos años más tarde, comienzas a competir en para-taekwondo, con un espectacular subcampeonato del Mundo. ¿Confiabas en ese momento en poder ser campeón mundial? No sé si cuatro veces como ya has conseguido 😊

Era una nueva experiencia, íbamos sin presión. Después de perder los dos primeros mundiales por la mínima, es cuando decidimos darle una vuelta de tuerca y profesionalizarnos más para conseguir ese oro tan ansiado. Y mira por donde el trabajo resultó ser bueno, a día de hoy podemos decir que tenemos esos 4 mundiales.

El año pasado vimos como Jairo Ruiz, triatleta bronce en los Juegos Paralímpicos Rio 2016, consiguió superar diversos trámites burocráticos para poder competir en el Campeonato de España de Triatlón que se disputó en su tierra. Aunque existan deportes adaptados, ¿crees que es positivo que personas con diversidad puedan tener la opción de competir de igual a igual para visualizar la normalidad que debemos promover entre todos?

Pienso que en algunos deportes sí se puede competir. Más aun cuando en ese deporte tú mismo eres tu rival a batir porque se compite por tiempo, y porque el riesgo de una lesión u otra causa es la misma que en una competición adaptada. Sin embargo, en otros deportes ya sería más difícil porque tienen diferencias de reglas competitivas.

Antes de este obligado parón, ¿cómo llevabas la temporada y los entrenamientos? ¿Qué supone el aplazamiento de Tokio 2020 para la preparación?

Antes de este parón teníamos la planificación diseñada de cara al 3, 4 y 5 de septiembre, que es cuando sería el taekwondo paralímpico. Al entrar en este confinamiento y viendo cómo estaba la pandemia a nivel mundial, en lo primero en lo que pensamos es en la salud de la gente. Después, a nivel deportivo, te pones en la piel de tus compañeros que todavía tienen un clasificatorio por delante para intentar conseguir su plaza. De disputarse este verano, no todo el mundo iría con la misma igualdad a los Juegos. De cara a la preparación, ahora mismo estamos con la cabeza puesta en mantener la forma, y esperar a cómo evoluciona todo esto. Cuando podamos volver a los entrenamientos con normalidad, nos sentaremos y empezaremos a marcarnos la hoja de ruta hacia Japón.

La existencia de objetivos claros y con fecha determinada es una de las características del deporte y una de las pautas que los psicólogos suelen dar para lograr cualquier propósito en cualquier ámbito de nuestras vidas. ¿Cómo llevas la incertidumbre de no saber cuándo volverás a competir? ¿Se puede hablar de una sensación de vacío?

A nivel psicológico, el haber confirmado ya mi clasificación me da tranquilidad. Por otro lado, a nivel físico podemos desarrollar unos buenos entrenamientos ya que el Comité Paralímpico nos cedió una bici y el club puso a mi disposición el resto del material necesario. Lo que se puede llevar peor es ese vacío de no poder entrenar con mis compañeros y la parte táctica del taekwondo, pero ahora estamos en tiempo de centrarnos en mantener la forma, seguir unas rutinas y pronto volveremos a estar en un tapiz todos juntos.

El taekwondo es un deporte muy exigente. Fuerza, velocidad, coordinación, resistencia, táctica y control mental son algunas de las cualidades que entrenas. ¿Qué personas forman tu equipo y cómo trabajáis?

Mi equipo técnico lo forman en primera línea tres personas: mi entrenador Juan Luis Martínez Queiruga, que se encarga de la parte técnico-táctica de taekwondo; mi preparador y recuperador Luis Casais Martínez, que se encarga de mi preparación física, psicológica y prevención de lesiones; y mi fisioterapeuta Raúl Bouzas Somoza, que se encarga de que mi cuerpo este siempre al 100% a nivel muscular. También están todos mis compañeros de club y demás gente que cuando se necesitan están ahí para ayudar, hacer de sparrings, etc.

 

Álex Vidal taekwondo

 

«Con Artio noté un gran aporte a nivel de mineralización y recuperación»

En esa incansable lucha por ser mejor cada día que es el deporte de élite, sabemos que la nutrición es uno de los grandes puntos de mejora, no solo de puro rendimiento sino también para evitar lesiones y mantenerse saludable. ¿Qué pautas alimentarias y de hidratación has aprendido que te funcionan durante estos años?

Mis pautas alimentarias son comer lo más limpio posible, con pocas grasas y evitando los alimentos procesados. Como casi todos los alimentos a la plancha o hervidos, evitando las frituras. A nivel hidratación siempre usaba agua, hasta que un día os pusisteis en contacto conmigo para que probase Artio. Desde ese momento me acompaña en los entrenamientos más duros. Noté un gran aporte a nivel de mineralización y recuperación, me enamoré de ARTIO y vi que los resultados mejoraban.

 

Siempre pienso que soy un privilegiado de poder hacer lo que me gusta. Cuando algo nos gusta no existe la palabra rendirse, ni bajar los brazos

Aunque los medios (y a veces nosotros mismos) solo enseñan las medallas y buenos momentos, el deporte profesional esconde múltiples momentos menos bonitos donde tenemos que reinventarnos y sacar fuerzas de donde parece que no hay. ¿En qué piensa Álex Vidal para superar los momentos duros entrenando o compitiendo, donde todo duele y parece imposible no bajar los brazos?

Siempre pienso que soy un privilegiado de poder hacer lo que me gusta. Cuando algo nos gusta no existe la palabra rendirse, ni bajar los brazos. La única palabra que existe es mejorar y seguir hacia delante, esos son mis pensamientos.

Siempre es buen momento para soñar, y quizá hoy sea más necesario que nunca hablar de deseos cuando nos rodean tantas noticias tristes. ¿Con qué sueña Alex en Tokio 2021?

En primer lugar, disfrutar de ese sueño llamado Juegos Olímpicos que tanto cuesta conseguir. Después, dar lo mejor de mi para intentar traer un metal y ponerle la guinda a mi carrera deportiva.

 

Álex Vidal taekwondo

 

Muchas veces los medios parecen quitar mérito (incluso hablan de fracaso) cuando no se consigue una medalla. ¿Qué refleja esa actitud? ¿Son esos los valores que debemos transmitir?

No, esa actitud demuestra que los medios muchas veces piensan que somos máquinas y siempre tenemos que funcionar a pleno rendimiento. Somos humanos, siempre hay mejores y peores momentos. Los valores que se tienen que transmitir son la constancia, el sacrificio y la dedicación que cualquier deportista tiene. Ese tendría que ser el reflejo donde cualquier persona se debe fijar.

Todas las cosas tienen un lado positivo, que a veces solo es cuestión de perspectiva, ¿qué aspectos positivos tiene para ti este parón?

A nivel social, que seguramente cuando salgamos de este bache la gente apreciará cosas a las que antes no les daban la importancia que tienen. A nivel deportivo, que podremos disfrutar de unos Juegos Olímpicos y Juegos Paralímpicos más emotivos  por todos los  problemas superados.

¡Muchas gracias Álex Vidal!

 

Si te ha gustado esta entrevista a Álex Vidal puedes ver más encuentros con otros profesionales en nuestro blog, como el que realizamos con Teri Portela, embajadora Artio y una de las mejores deportistas españolas, o al entrenador Manuel Moure. Si quieres seguir el día a día de Artio puedes visitar nuestros perfiles en redes sociales: Facebook e Instagram.

Entrevista a Álex Vidal.

 

artio