#REALDRINK 2/3: Bebidas naturales

#REALDRINK 2/3: Bebidas naturales

La semana pasada veíamos que la alimentación está en el punto de mira como tema fundamental en la salud de toda la sociedad. Sin embargo a veces dejamos de lado nuestra hidratación, cuando se trata de algo fundamental si procuramos nuestro bienestar. En este artículo repasamos las bebidas comerciales y buscamos una solución que nos proporcione opciones naturales adecuadas.

Bebidas comerciales

Veamos sus ingredientes. Más allá de diferentes aditivos están cargadas de azúcar que, además de asociarse con múltiples enfermedades (resistencia a la insulina, diabetes y cardiopatías), presenta problemas adicionales como la acidificación y desmineralización del organismo, caries, inflamación o disbiosis. Uno de los mejores estudios epidemiológicos en nutrición hechos hasta la fecha, el EPIC, reveló que el consumo de tan solo 150Kcal al día procedentes de bebidas azucaradas se asocia con un incremento sustancial en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

La asociación entre azúcar y enfermedad está por suerte extendiéndose entre la gente concienciada con la salud, y Matrix reacciona. Ante el descenso de las vendas y la pérdida de imagen, la industria promociona a las bebidas «light» o «zero». Pero ¿pueden estar ser consideradas BEBIDAS REALES?

refresco azúcar

¿Son bebidas naturales las «light» o «zero»?

El secreto de las bebidas «sin azúcar» es simple. Eliminan (o reducen) el azúcar y añaden endulzantes artificiales como sucralosa o aspartamo, pero sus efectos son tanto o más peligrosos que el propio azúcar, como se refleja en diferentes estudios observacionales. De hecho, la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU.) tenía prohibido el uso del aspartamo por sus efectos negativos en el cuerpo humano. Diversos estudios detectaron que el aspartamo puede provocar: dolor de cabeza, mareos, espasmos musculares, aumento de peso, depresión, taquicardia o ansiedad… Comenzó a usarse en 1985, solo después de 10 años de presión de Monsanto, cuando su creador logró persuadir al gobierno americano de su utilización aprobación.

En Europa tampoco estamos exentos de polémica sobre su uso. En el año 2013 la EFSA (Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea) consideró que el aspartamo era un edulcorante seguro en los actuales niveles de exposición, dictamen que se basó, supuestamente, en la revisión de todas las investigaciones científicas que se habían realizado sobre este elemento con animales y seres humanos.

Sin embargo, recientemente los expertos de la Universidad de Sussex (Reino Unido) apuntan que la revisión realizada por la EFSA fue cuanto menos polémica, ya que descartó 73 estudios en los que se concluía que el edulcorante podía ser perjudicial para la salud. En dichos estudios se advierte sobre los riesgos de este edulcorante que está presente en miles de productos alimenticios, que puede causar daño cerebral, cáncer de hígado y pulmón, lesiones cerebrales y trastornos neuroendocrinos, entre otros problemas.

La semana que viene cerramos este grupo de artículos con la tercera entrega de #REALDRINK

Antón Ruanova

Cerrar menú

×
×

Carrito