Llega el calor, toca (seguir) hidratándose.

Cuando llega el calor debemos más que nunca, extremar las precauciones para no sufrir una deshidratación. Es importante hacerlo durante todo el año pero especialmente en esta estación, cuando el calor aumenta y debemos ser mas cuidadosos que nunca. Hidratarnos y mineralizarnos bien está en nuestras manos.

Cuando llega el calor y las temperaturas son altas, pasamos más tiempo al aire libre por lo que tenemos que beber más para mantener un nivel óptimo de hidratación

Cuando estamos deshidratados podemos ver disminuida nuestras capacidades, la concentración, el rendimiento físico y la memoria. También podemos sufrir dolores de cabeza y un mayor cansancio. Además, con la deshidratación aumenta el esfuerzo cardiovascular y si es severa puede costarnos la hospitalización.

Pautas para hidratarnos sin problemas durante el verano:

  • No esperes a tener sed para beber agua.  La sed puede ser un síntoma de que empezamos a estar deshidratados.
  • Hay que beber al menos 8 vasos de agua al día, para reponer el líquido perdido del cuerpo, sobre todo si las temperaturas son muy altas.
  • Mineralizarse antes, durante y después de realizar cualquier actividad física o deporte, no sólo con agua si no con isotónicas y recuperar sales. Artio siempre es un buen acompañante.
  • Antes de salir de casa, sal ya hidratado y acompáñate siempre de una botella, para poder hidratarnos en cualquier momento y lugar.
  • Los niños y ancianos son los principales grupos de riesgo expuestos a la deshidratación, puesto que no siempre saben avisarnos de que tienen sed, para evitarlo debemos estar siempre atentos y aportar bebidas que ayuden a una correcta hidratación.
  • Es recomendable que las mujeres embarazadas o en época de lactancia se mantengan bien hidratadas.

¿Beber sólo agua es suficiente?

Pero no sólo beber agua  es importante, sino que la calidad es también un factor fundamental a tener en cuenta. Una buena cultura hidrológica puede ayudar a tener una buena salud. En este sentido, por supuesto que el agua mineral  es una bebida sana, natural y muy saludable, al tratarse de un agua pura en origen, sin ningún tipo de tratamiento químico, ni microbiológico, con una composición constante, y que conserva todas sus propiedades naturales.

El agua mineral se compone, como su nombre indica, de agua y minerales. El H2O puro es el medio idóneo para la circulación de los elementos que hacen posible la vida, entre ellos los minerales. Las aguas minerales que se comercializan tienen un residuo seco (cantidad de minerales) de entre 0,05 y 0,3 gramos por litro. Son consideradas aguas de mineralización débil o muy débil.

Nuestro cuerpo se compone hasta en un 70% de agua, pero se trata sin embargo de un agua de fuerte mineralización (9 gramos por litro). Por eso es salada el agua que lloramos o sudamos, la que filtran nuestros riñones, la que expelen nuestras glándulas, la que circula por nuestras venas y la que forma nuestros depósitos linfáticos.

Ante situaciones de gran desgaste físico o emocional el aporte de electrolitos que nos aporta el agua mineral puede no ser suficiente, o al menos, hacernos requerir grandes cantidades para calmar nuestra sed y necesidad de minerales.

Por esta misma razón existen otro tipo de bebidas que nos ayudan a hidratarnos y recuperar electrolitos de manera idónea. La nuestra basada en agua de mar contiene cloro, sodio, magnesio, azufre, calcio, potasio, boro, flúor… así hasta llegar a 78 minerales en su forma orgánica y biodisponible. Además, la composición del agua de mar isotónica (rebajada su salinidad a un cuarto) es idéntica a la de nuestro plasma sanguíneo, con los mismos minerales y en su exacta proporción. Por eso conseguimos una recuperación natural de los electrolitos perdidos y calmaremos nuestra sed sin necesidad de ingerir grandes cantidades.

¿Cómo me ayuda Artio en mi hidratación?

Artio, comercializa por ejemplo agua de mar isotónica con dos sabores: limón y naranja. El proceso de elaboración incluye la recogida del agua de mar del Atlántico en un paraje virgen, a la que se realizan diversos filtrados y microfiltrados cumpliendo con la legislación vigente, antes de añadir zumo natural de limón o naranja. Se trata por tanto de un producto 100% natural y funcional con un gran sabor y listo para acompañarte en tu día a día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Hablamos?
1
¿Tienes alguna duda?¡Cuéntanos!
¡Hola! ¿Tienes alguna duda! Cuéntanos y te ayudamos.