Ayuno intermitente: ¿cómo comenzar?

ayuno intermitente

Gracias a muchos colaboradores que tenemos alrededor de Artio, aprendiendo de ellos hemos recopilado todas las informaciones y creado un protocolo para introducir el ayuno intermitente.

De lo más complicado durante el ayuno es el cambio de hábito establecido y la lucha que se genera entre fuerza de voluntad y tus ganas de comer. Por ello deberemos hacerlo de manera progresiva para que el cuerpo sienta en cada momento que está plenamente capacitado para afrontar los cambios que le vamos a pedir.

Primeros pasos de iniciación: Desinflamar.

El ayuno ha formado parte del modo de vida del ser humano, no es algo que para nuestra genética sea nuevo por lo tanto y gracias a la herencia, el cuerpo no olvida; por eso nuestra fisiología espera que el ayuno acontezca. Por eso con este pequeño protocolo lo que vamos a hacer es deshacer el camino que tenemos prefijado por nuestros hábitos y costumbres. Somos de comer cuando queremos o prácticamente cuando estamos obligados a hacerlos y cuando dejar de hacerlo y a creer que no podemos permitirnos ayunar. Recordar que el ayuno, hasta no hace demasiado estaba bastante mal visto en general.

El primer ayuno siempre es complicado y deberás estar convencido del cambio y con la seguridad de que estás
haciendo algo bueno para tu cuerpo y sin plantearte si podrás o no conseguirlo. El resultado deberá llegar de forma natural.

Creemos en el ayuno intermitente, pero no se trata de hacer un ayuno puntual, ni una de esas dietas «depurativas» que no te permiten comer durante varios días y que pueden ser muy perjudiciales para tu salud, para después volver a las malas costumbres de antes.

El estilo de vida actual, dominado por un ritmo estresante, alimentos procesados, bebidas que contienen azúcar y que poco tienen que ver con el agua, un estilo de vida sedentario y pocas horas de exposición al sol es totalmente hostil para nuestro organismo.

Al reconocer el medio ambiente como una amenaza, el sistema inmunitario está en constante estado de alerta, necesita una gran cantidad de energía en forma de glucosa. Así que, en ese estado, el cuerpo no deja de pedirnos que comamos. En esta situación no se recomienda practicar el ayuno intermitente, porque nuestro cuerpo no está preparado para ello. Por eso, antes de empezar, es imprescindible desinflamar el organismo y desacostumbrarlo a lo que esta adaptado.

Reeducar al cuerpo antes de nuestro primer ayuno:

Come comida natural, no productos procesados ni edulcorados: todos aquellos productos que tengan más de cinco ingredientes suelen estar diseñados para confundir a tu cerebro de forma que consumas más de lo que necesitas. Solo siguiendo esta premisa vas a desinflamar tu tubo digestivo y, de paso, empezarás a normalizar tu peso, pues tu cuerpo sabrá identificar si necesita comer o no.

  1. Evita o minimiza los alimentos que pueden provocar una respuesta inflamatoria: cereales,
    legumbres y lácteos.
  2. Bebe agua. Beber agua cumple dos funciones: incorporar líquido y también minerales.
  3. Es por ello que te recomendamos aguas que contengan un residuo seco superior a 200 mg con unas cantidades aproximadas de los siguientes minerales: 20-25 mg/l de magnesio, 3-5 mg/l de sodio y 1-2 mg/l de potasio. Sin esos minerales, el cuerpo es incapaz de mantener el líquido en el cuerpo, como ocurre cuando bebes agua destilada o de lluvia.
  4. Toma el sol, entre muchas otras funciones, la luz del sol es necesaria para la regulación de nuestro ritmo circadiano y para la síntesis de la vitamina D.
  5. Contacta con la naturaleza. Vivir cerca del entorno natural (incluyendo jardines y tierras agrícolas) tiene beneficios para la salud a largo plazo. Estos beneficios son causados por la necesidad psicológica de vivir en el entorno en el que evolucionamos como especie.
  6. Disfruta de no hacer nada y muévete para divertirte y con el estómago vacío, como mínimo cuatro horas después de la última comida. Moverte en ayunas es el estado idóneo para recuperar la capacidad de que el organismo recurra a la grasa corporal como fuente de energía. Realiza actividad física la que te apetezca y rompe tu mismo con los mitos.

Comenzamos nuestro ayuno

Ahora que podemos estar desinflamos podemos iniciar nuestro ayuno, recordar que no es bueno contar las horas y que como todo va a ser necesario una planificación. No te lo tomes como una competición, simplemente fluye con el tiempo que tienes para ti.

  1. Planifica tu ayuno intermitente de la mejor forma, planifica tus ayunos semanales o mensuales. Ajústalo a tu rutina.
  2. Evita salir el dia anterior y hacer comidas trampa, si es cierto que es válido después de excesos hacerlo pero como bien hablamos anteriormente no es aconsejable. Lo mismo ocurre si has salido o bebido el anterior. Si te encuentras en un situación de mucho estrés o ansiedad tampoco recomendamos iniciarte en esta situación.
  3. El dia antes de comenzar el ayuno intermitente si tomas suplementos o vitaminas habituales podrás tomarlos.
  4. Tu última comida intenta que sea alta en grasas buenas y proteínas. Cómo bien dijimos antes desinflamar; por ejemplo si podrás comer aceite de coco, salmón, huevos, pollo, carne, aguacate, queso, mantequilla… puedes cerrar con café o té
  5. Realiza tu ayuno lo más puro posible, no te preocupes si es de 16H/24H/36H/48h/72H no es una competición, te has organizado y lo lograrás. Se puede hacer sólo con agua y electrolitos. Aquí tu mejor aliado es Artio Pro, o Artio Go! También puedes beber agua con gas, o agua natural. Sal marina o sal del himalaya ( no te será necesario si tienes una perfecta hidratación con Artio) Te verde, infusiones o café (siempre negro y sin azucar o edulcorantes) Cómo bien hablábamos antes mantente ocupado, ayunar te hace mas productivo y sobre todo mantente hidratado.

¿Cómo rompo el ayuno?

Lo más importante es no ingerir gran cantidad de carbohidrato para romper el ayuno, ni grandes cantidades. Si el ayuno es de 24h/36h la realimentación puedes hacerla de manera casi habitual, pero sin ingerir cantidades excesivas. En ayunos mas amplios de 36h es practicamente obligatorio, ir realimentandose gradualmente. ¿Cómo lo hacemos?

Tenemos diferentes consejos, y nosotros damos la alternativa que consideramos mas agradable, la mejor opción y una de las más seguidas es la de ingerir un caldo de huesos y proteínas, con vinagre de manzana. A partir de ahí podemos comer 1 o 2 huevos, una pequeña ensalada, algo de pollo y aguacate. Pero todo esto no se hará de forma continua, lo más aconsejable y cuando el ayuno es mas largo es incorporando alimentos cada 30 minutos aproximandamente. Recuerda siempre priorizar proteínas y grasas por encima de carbohidratos en estos primeros momentos.

Nunca aconsejamos mas de 72h de ayuno sin estar cerca de un profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Hablamos?
1
¿Tienes alguna duda?¡Cuéntanos!
¡Hola! ¿Tienes alguna duda! Cuéntanos y te ayudamos.