#REALDRINK 1/3: Hidratación real

#REALDRINK 1/3: Hidratación real

Cada día somos más y más las personas que nos preocupamos por seguir una alimentación saludable y de calidad; que somos conscientes del poder de la nutrición y de la hidratación real cómo un factor fundamental para mejorar la salud y el bienestar.

Es evidente de que algo no está bien. La OMS señala que anualmente mueren 2,8 millones de personas a causa de la obesidad y el sobrepeso, y 1,2 millones por diabetes. Los datos indican un aumento constante de enfermedades metabólicas, neurológicas y autoinmunes, que ascienden a pasos de gigantes incluso en deportistas.

Para cambiar esta tendencia, diversos estudios e intervenciones clínicas apuntan a que cambios en el estilo de vida (comida, ejercicio, descanso y mentalidad) consiguen una alta remisión de las enfermedades. Es aquí donde nació el #RealFood, por ser la alimentación el factor más determinante con el que protegerse de estas enfermedades y recuperar una vida plena.

#RealFood

De la mano de Carlos Ríos, el movimiento Real Food cuenta cada vez con más seguidores/as y apuesta por una nutrición basada en alimentos de verdad, procedentes de la naturaleza, y no en productos elaborados en fábricas. Existe el consenso de que eliminando los productos alimenticios ultraprocesados que inundan los supermercados, la salud y el bienestar mejoran. Desde una perspectiva evolutiva, nuestra fisiología no está adaptada ni reconoce este tipo de productos tan artificiales y recientes: azúcares, aditivos, endulzantes o grasas artificiales. Su consumo frecuente se asocia con inflamación, estrés oxidativo, disfunción mitocondrial, resistencia a la insulina y sobrepeso. Todos ellos son factores que están en la raíz de la mayoría de las enfermedades modernas crónicas.

Hidratación real

Matrix

La industria alimenticia no usa estos elementos artificiales por casualidad. Una combinación bien estudiada de azúcares, grasas hidrogenadas, harinas refinadas y sal refinada dan como resultado una elevada palatabilidad. ¿Resultado? Es casi imposible dejar de comer estos productos. Por un lado alteran nuestro mecanismo de recompensa (sensación de hambre-saciedad) mediante desequilibrios hormonales. Por otro nos hacen segregar dopamina, serotonina y distintos sustancias que nos generan placer momentáneo y una alta dosis de adición y dependencia a estos productos.

Si te acercas a un supermercado a simple vista ves infinitas opciones, pero realmente desde el punto de vista nutricional es casi todo lo mismo: harinas refinadas, azúcar, etc. A tu cuerpo le da igual el nombre. Existe la fantasía de que aparentemente tienes infinidad de productos, pero la realidad es que solo hay dos o tres, que consisten principalmente en combinaciones de grasas, azúcar y harinas refinadas. El resultado es un producto barato, sabroso y que no puedes dejar de comer. Un negocio redondo. Ahí está Matrix.

¿Hidratación real? ¿Es posible?

Después de cambiar la alimentación, el siguiente paso es estudiar la hidratación. Igual que los estantes de los grandes almacenes están inundados de productos ultraprocesados, la situación no es diferente con las bebidas. Se multiplican los refrescos, zumos y concentrados de frutas, bebidas deportivas, energéticas… pero se les puede considerar ¿BEBIDA REAL?

Os contestamos la semana que viene en el segundo artículo de #REALDRINK

 

Antón Ruanova

Cerrar menú

×
×

Carrito